Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Jesus

Huye del Pecado

Imagen
EL CALLAR ANTE EL PECADO SOLO EMPEORARÁ TU SITUACIÓN. 

El pecado es un aguijón venenoso que cuando pica, es capaz de llevar hacía la muerte a cualquiera. Pero es más grave aún, cuando una persona ya se había librado del poder del pecado por medio de Cristo, y vuelve a caer en este.

Y mientras más tarde se realice de este grave mal, más se tardará en poder ser libres de él. El quedarse callada y no realizar que se ha pecado contra Dios, puede hacer prolongar más la pronta libertad de este; y al contrario ocasionará que se caiga aún más en la esclavitud. Será un pozo profundo del cual no puedas salir, aunque exista la manera para hacerlo. Pero mientras no lo reconozcas delante de Dios, no mirarás esa salida.

Afortunadamente, al igual qué hay antídotos para la picadura de un aguijón, así hay un antídoto muy efectivo departe de Dios contra la picadura del aguijón del pecado. Pero al igual que se necesita tomar el antídoto o ser inyectado para que tome efecto, así también se necesita tomar el…

Mi Pastor

JESÚS ES MI PASTOR.
Un día escuché la hermosa voz de mi Pastor que me llamaba y me decía: 
"Nadie te amará como yo lo hago, quiero dar descanso a tu alma, quiero cambiar tu vida, quiero perdonarte todos tus pecados, quiero salvarte, por eso di mi vida por ti; en mi encontrarás todo lo que necesitas y jamás te faltará nada, Ven, Yo Soy Tu Pastor que te llama." 
Un día mi alma se encontró con mi Pastor, y ese día fue el más feliz de toda mi vida. Ahora todo tenía sentido, tenía el amor más grande conmigo, tenía paz, tenía gozo, Él curó mis heridas, y sanó mi dolor. Él me encontró cuando más yo lo necesitaba, cuando no había esperanza, en medio de mi soledad y sin nadie que me amará o que diera algo por mi, si, así me encontró su amor. Un amor verdadero así como el suyo, que aún dio su vida por mi, estoy segura jamás lo encontraré. Por eso le amo, y mi Pastor me ama. Y ahora estoy para siempre segura en sus manos. 
Y Jesús hoy te dice a ti: "¡Ven!" 
¿Lo puedes escuchar? Po…

Dios Es Agua Viva

CRISTO ES FUENTE DE AGUA VIVA PARA TI, NUNCA LO OLVIDES

Dios llamó a su pueblo Israel, así como te llamo a ti. Un día Dios llego a tu vida, y pudiste escuchar su preciosa voz que te llamaba al corazón, esa voz suave y dulce que te decía: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar." (Mateo 11:28) Y así sin pensarlo más, y porque te encontrabas cansada, triste, y sufriendo, sin paz y sin amor, sin nadie que te amará lo suficiente,  sin pensarlo más viniste a Jesús. Y desde ese momento se fue todo cansancio y Jesús lleno tú vida de paz y amor, una paz que jamás habías sentido, aún llorabas de felicidad. Desde ese momento solo querías estar con Él, disfrutando su hermosa presencia, porque sabías que cada vez que viniera un problema o una tristeza, allí podías encontrar la paz y el consuelo de Dios.
Pero pasó el tiempo y el pueblo de Dios se aburrió de buscarlo, y se apartaron de Él, encontrándose así en una triste soledad. Y tal vez también tu co…

La Salvacion de Dios

Imagen
NO DEJES QUE TE CONTROLE LA MALDAD Y EL PECADO Es más fácil hacer lo malo que lo bueno, por nuestra naturaleza pecaminosa. El pecado nos atrae, y cuando caemos en su trampa, tristemente hace sacar lo peor qué hay en nosotros. Todos quisiéramos ser siempre buenos, pero la realidad es, que toda nuestra vida hemos venido cometiendo errores.

El Señor Jesús dice en Juan 8:34 "De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado." Mejor no pudo haberlo explicado el Señor, pues una vez que caes en manos del pecado, te sigue esclavizando y no te deja apartarte parar dejar de caer. 



El hombre por si mismo no puede luchar contra el pecado, por eso Cristo tuvo que venir, y morir por nosotros, para llevar nuestros pecados en su cuerpo. El sacrifico de Cristo hace posible el poder recibir el perdón y ser librados de toda esclavitud del pecado. La libertad que necesitas para ayudarte a vencer y no ser esclavo nunca más está solo en Cristo.


Para ser libre primero…