Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Jesús es el camino

No Dejaré de Creer en Cristo

Imagen
LA VIDA ETERNA ME ESPERA, NO PORQUE ME LA PROMETIÓ EL HOMBRE, O ALGUNA RELIGIÓN, SINO DIOS MISMO, Y POR ESO JAMÁS ME ARREPENTIRÉ DE CREER EN CRISTO.
¿Eres seguidora de Jesús? No debes olvidar lo que le pasó a él. Jesús fue perseguido, fue aborrecido, fue odiado, y al final fue juzgado como alguien digno de muerte. Hasta hoy en día ese odio hacía Él es el mismo. Cuando la gente te rechaza a ti y te odia por seguirlo, en realidad lo están odiando y rechazando a él.

La gente hasta hoy en día no puede aceptar que Jesús sea el único camino y el único mediador entre Dios y los hombres. Esa verdad es algo que la gente no soporta. Pues ellos creen que la salvación se encuentra  solamente en la religión que practican; y jamás en un solo hombre, Jesús. Pero que ese odio no te desanime, ni te haga sentir mal. Mantén tu fe firme solo en Jesús. Dios es el que te juzgará y si tú sabes que estás viviendo en su voluntad, no hay porque sentirse mal. Es mejor quedar bien con Dios, que con los hombres.

Jua…

Jesús es el Camino

Imagen
SOLO CRISTO ABRIÓ CAMINO PARA MI. 



Mis oraciones no eran escuchadas porque mis pecados las estorbaban. 
Isaías 59:2 "pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír."
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Pero un día Dios en su gran amor cuando creí en Jesús, perdono mis pecados. Mi corazón sentía un gran gozo porque Dios en verdad me había limpiado por dentro. ¡Si, así me sentía! Toda la suciedad que el pecado había dejado en mi había quedado atrás. Lloraba de gozo y alegría al darme cuenta que la salvación de Dios era real y que se podía sentir.
Desde momento comencé la más hermosa relación con Dios, ahora Él era mi Padre y yo su hija. ¡Dios me había adoptado y me había aceptado, y eso me daba mucho gozo! ¡No podía comprender cómo Dios había aceptado alguien como yo, siendo tan sucia y tan pecadora! Solo su gran amor lo explicaba todo. Un amor sin igual que perdona y transforma. 
¡Ese …