Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Eres Bella

La Belleza del Corazón ❤️

Imagen
LA VERDADERA BELLEZA TE LA DA DIOS. 


¿Que es lo que le da a una mujer su belleza? ¿Será el como se arregla, el maquillaje que usa, la ropa que se pone, el tinte del color de su cabello, el color de sus ojos, o sus joyas, etc.?

Hay muchas cosas que pueden hacer que una mujer se mire aún más bella, pero aquí la Palabra del Señor nos dice que todo eso es en vano si no hay temor de Dios en nuestros corazones. Cuando una mujer teme a Dios se vuelve en la más hermosa mujer y ser humano para su familia. Su esposo, hijos, y su familia aún pueden notar esa belleza que salta desde adentro de su corazón. Esa belleza que la hace especial, que aunque en las mañanas amanezca sin arreglarse, su belleza sigue allí con ella. Cuando una mujer teme a Dios todos a su alrededor admiran no sólo su belleza exterior, si no también su belleza interior. Cuando temes a Dios eres alabada, eres vista como la mujer más hermosa, porque tus buenas acciones demuestran que Dios vive adentro de tu corazón, y eso te hace …

La Belleza Interior

Imagen
CUÍDATE DE SER UNA MUJER BELLA DELANTE DE DIOS.
El mundo de hoy en día se enfoca demasiado en la belleza externa, se invierte mucho tiempo y dinero para que las demás personas puedan aprobarte como una mujer bella, dejando ese criterio en sus manos. Siempre buscamos una aprobación de su parte y saber que nos aprueban con un comentario bonito, o algo así, pero antes de llegar a ese punto, ya habremos gastado mucho de nuestro tiempo y dinero para poder lograrlo.
Si cuidamos tanto así nuestra belleza externa, solo para que los demás nos aprueben como mujeres bellas, ¿porque no cuidamos también de la misma manera nuestra belleza interna para buscar la aprobación de Dios? Pues su Palabra dice que él no mira nuestra apariencia sino que se enfoca en lo qué hay en nuestro corazón.
1 Samuel 16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, p…