Aprendiendo Bíblicamente el Rol del Esposo Cristiano

"El Rol del Esposo Cristiano en su Familia"

El entender el rol de un esposo en la familia cristiana es una parte muy esencial para el desarrollo de ésta. Es muy importante que el esposo pueda entender cuáles son sus responsabilidades como cabeza del hogar cristiano, cuál es su propósito, como debe de llevar las finanzas de su hogar, y por último como debe ser la comunicación hacia el resto de su familia.  Si el esposo es capaz de aprender cuales son sus responsabilidades en su hogar, solo así podrá salir triunfante teniendo un hogar bendecido y duradero; y entonces habrá cumplido fielmente su llamado de parte de Cristo.
            Primero, comenzaré analizando cuales son las mayores responsabilidades del esposo en el hogar cristiano.  El esposo debe de aprender a confiar plenamente en Cristo, teniendo un claro entendimiento que solamente éste le podrá ayudar a poder construir un hogar firme y conforme a su voluntad. El esposo deberá buscar el seguir creciendo en el conocimiento de Señor, al mismo tiempo que se deja transformar cada día más por su poder.  
Filipenses 1:6 dice: “Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionar hasta el día de Jesucristo.” 
Si el esposo falla en el buscar diariamente a Cristo, entonces su matrimonio correrá un gran riesgo que pueda aún ser fatal.  Por eso, su mayor responsabilidad, y que pienso es la más importante es el estar bien delante de Dios y firme en su caminar con él.
            La segunda y gran responsabilidad para un esposo es el cuidar de su familia sabiamente; amando a su esposa, a sus hijos y sustentando su hogar económicamente, asegurándose que nada les falte.  El esposo debe entender cuál es su posición dentro del hogar cristiano y cuáles son sus obligaciones conforme a su posición. La palabra de Dios dice que el hombre fue instituido por Dios para ser cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza de su iglesia. Por lo tanto, así como Cristo cuida y sustenta a su iglesia, el esposo deber cuidar y sustentar a su esposa, incluyendo también a su hogar. 
Efesios 5:29 “Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia.” 
 El ser cabeza de su hogar le da a su familia un sentimiento de completa seguridad, al poder depositar toda su confianza plenamente en el esposo, creyendo firmemente que su sabiduría les ayudará a vivir siempre segura y confiadamente.  Esto se compara con la hermosa relación que tiene la iglesia de Cristo con su Salvador, pues ella camina segura, creyendo firmemente que el Señor está en control de todos sus pasos, que la está cuidando a cada momento, y que nada le faltará.  Ese mismo sentimiento debe tener la familia del esposo cristiano. 
            Si el esposo es fiel en sus finanzas y aprende a ser responsable en su hogar, será menos probable que tenga problemas en este, pero si el esposo falla en esta responsabilidad tan importante, esto creará un hogar inseguro, y pondrá una gran carga en la esposa, quien se verá obligada a tomar entonces esa gran responsabilidad.  Esta es la peor falla que puede tener un esposo creyente, y jamás dará buen testimonio de que Cristo realmente habita en él. 
1 Timoteo 5:8 “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”  
La Biblia es clara en esta responsabilidad tan importante del esposo. No puede él decir que es cristiano cuando con sus hechos está negando la fe, al no proveer para el sustento de su familia. Y si, es muy cierto que eso lo hace peor que un incrédulo, pues hasta los esposos que no son creyentes son capaces de proveer para su familia, ¿cuánto más lo deberá hacer un esposo cristiano?
            Otra parte muy importante es el trato que el esposo debe tener hacia su esposa y su familia.  Esto conlleva el tener una excelente y firme comunicación con ellos.  Cada miembro es importante en el hogar, pero si no se comunican entre ellos, no podrán lograr el propósito para el que fueron llamados. Así como nuestra misma responsabilidad como miembros de la iglesia de Cristo es el de estar atentos a las necesidades del uno como del otro, y el de llevar una clara comunicación para entender cuáles son, así el esposo debe de estar atento a las necesidades de su familia teniendo una clara comunicación con ellos. 
1 Corintios 12:26 “De manera que, si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.” 
Este es el mismo sentir que el esposo cristiano debe de tener hacia su propia familia. Él debe llevar una plena comunicación que le dejará ver si algún miembro está padeciendo alguna necesidad, para así poder traer un consejo y mostrarle simpatía, o si al contrario los hijos o la esposa han tenido algún logro que sea digno de elogio de su parte, para entonces dárselo.  El mostrar simpatía hacia su familia hará que esta se sienta con la libertad de ir hacia el esposo cristiano en cualquiera que sea su necesidad, sabiendo que siempre encontrará la ayuda y la dirección de su parte que esta necesita.
            Por último, hablaré acerca de la autoridad que Cristo le ha dado al esposo, sobre su esposa y sus hijos. 1 Corintios 11:3 “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.”  Esta autoridad dada por el Señor no es para imponerse autoritativamente, pues si vemos el ejemplo del Señor mismo, podemos ver que el tampoco impuso su autoridad de esa manera.  La autoridad que Dios le da al esposo es para poder tomar sabias decisiones en su hogar, y que deberán ser siempre conforme a su voluntad, entendiendo siempre, que hay una autoridad suprema sobre su misma cabeza, la cual es Cristo, y que a este le deberá dar cuentas de todo.  Como Cristo entendió que la autoridad suprema y por la que él se dejaba guiar a cada paso de su ministerio, era la del Padre, dándonos un hermoso ejemplo de sujeción.  Es muy importante que el esposo entienda este rol dado por Dios para que no sea mal usado, y le lleve a la destrucción de su propia familia.  Dios mandó al hombre a amar a su mujer como a su propio cuerpo, no a llevar un rol autoritativo sobre ella. Esto implica un tremendo sacrificio de su parte entendiendo que la mujer no es menos que él, sino “igual” o más bien “su propio cuerpo”. 
Efesios 5:28 “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” 
Ahora, Cristo no se le impone a su iglesia, sino más bien la guía a toda verdad, así el marido debe actuar como cabeza guiando sabia y dócilmente a su familia hacia la verdad, que es Cristo. Cristo se sujetó al Padre, y también el esposo se debe sujetar haciendo la voluntad de Cristo, amando a su esposa como él mismo manda.  
Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,”.  
La orden del Señor para el esposo es el de amar a la esposa como él amó a su iglesia; ese amor lo llevo a un completo sacrificio de dar su vida por ella.  Dios espera que el esposo ame de la misma manera a su esposa, y cumpla así su propósito de ser cabeza de su hogar. 
Escrito por: Madai Espinoza
www.ministeriomujeresdefe.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior