LUCHANDO POR TU MATRIMONIO

¿QUÉ HACER PARA QUE EL SIGUIENTE DIVORCIO NO SEA EL TUYO?


Hoy más que nunca estamos viviendo en tiempos donde el divorcio ya es una normalidad.  Hay muchos matrimonios que ya han sido destruidos y personas que han terminado muy heridas por la triste realidad de que aquella ilusión matrimonial fracasó. Aquella persona que un día juró darles amor hasta la muerte terminó hiriéndoles de tal manera que ya no pudo haber reconciliación.

Pero aunque sea una moda el divorcio, esto no es lo que el Señor quiere para cada matrimonio. A el Señor no le agrada ver todo el dolor que causa un divorcio. Porque la verdad es que ningún divorcio es tanta causa de alegría como la de un matrimonio. Un matrimonio se celebra, un divorcio se llora. En el divorcio todos sufren, sufre la pareja afectada, sufren los hijos, sufren las familias de los cónyuges, y todos aquellos que vieron un día florecer ese matrimonio. El Señor fue quien unió esas vidas; el divorciarse solo iría en contra de su Voluntad.

“Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” S. Marcos‬ ‭10:9‬ ‭RVR1960‬‬

Para poder evitar el fracaso de un matrimonio debemos poner atención a los consejos que recibimos de parte de Dios en su Palabra. No debemos olvidar que quien instituyó el matrimonio fue precisamente Dios mismo. Es por eso que el Señor anhela que cada quien ponga de su parte y luchen por algo que él mismo les regaló. El matrimonio es un hermoso regalo de parte de Dios para el hombre, y no fue creado por él para que fuera una carga para cada cónyuge. El matrimonio es algo hermoso diseñado por Dios para que dos personas se unieran en una sola; y juntas pudieran ayudarse; y así poder enfrentar todos los obstáculos que ofrece este mundo.

“y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.” S. Marcos‬ ‭10:8‬ ‭RVR1960‬‬

El matrimonio es de dos, y cada uno tiene una responsabilidad que cumplir con su cónyuge. No es solo responsabilidad de la esposa luchar por el matrimonio, es del esposo también. Es muy importante que cada uno cumpla con su responsabilidad, para que el matrimonio se mantenga estable. Los dos deben de luchar por mantener la llama del amor viva, por construir su matrimonio y por mantenerlo firme.

Pero la clave para poder evitar un divorcio está en aprender a cumplir con mi responsabilidad delante de Dios primero. Cuando una persona busca agradar a Dios, cumplir su palabra y dejarse guiar por ella, ya está tomando la responsabilidad más importante para que su matrimonio funcione. Dios debe ser la clave de todo, y se debe buscar siempre su ayuda para poder ser la mejor esposa o el mejor esposo.

“Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.” Efesios‬ ‭5:33‬ ‭RVR1960‬‬

En su Palabra, el Señor le recuerda al hombre cuál es su deber como esposo, "el de amar a su mujer," y cuál es el deber de la esposa, "el de respetar a su marido." Son dos cosas que parecen muy simples, pero que si no se hacen continuamente en el matrimonio o si se dejan de hacer, tendrán una consecuencia gravísima. Dios hizo a la mujer con ese tremendo deseo de sentirse amada; y Dios hizo al hombre con esa obligación de darle a su esposa ese amor que ella necesita. A la mujer Dios le dijo que sería la ayuda "idónea" del varón.

“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.” Génesis‬ ‭2:18‬ ‭RVR1960‬‬

Según el diccionario está palabra "idónea" quiere decir:

"La palabra idóneo es un adjetivo que deriva del latín “idoneus” que indica a todo aquello que posee buena disposición o suficiencia para una cosa. La palabra idóneo es sinónimo de: apto, capaz, habilidoso, eficiente, dispuesto, inteligente, entre otros."

Pero la mujer, a pesar de tener tantas habilidades y cualidades, inclusive casi iguales a las de un hombre, eso no quiere decir que la mujer deba tomar las riendas de su hogar y ser la cabeza de este, esto conllevaría a la mujer ponerse en una posición donde sería muy fácil faltarle el respeto a su esposo, o mirarlo como alguien inferior. Debemos recordar que Dios puso en ella esas cualidades para poder hacer un gran impacto en su matrimonio, y en la vida de esposo. La realidad es que delante de Dios, el hombre fue creado primero, el varón viene de Dios, y la mujer viene del varón, porque ella fue sacada de su costilla.

“Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.” ‭‭Génesis‬ ‭2:23‬ ‭RVR1960‬‬
“Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.” 1 Corintios‬ ‭11:3‬ ‭RVR1960‬‬

Así como la esposa anhela ser amada por su esposo, el esposo anhela también el ser respetado por su esposa. Eso le hace a él sentirse amado por ella. Ella debe de respetar las decisiones que él toma, (siempre y cuando no vayan en contra de la palabra de Dios), y él debe de tomar en cuenta que su esposa también anhela ser parte de sus decisiones. Los dos deben buscar la felicidad del uno así como del otro, y siempre deben de recordar que su deber es hacer feliz a su pareja, pero para eso los dos deben de dejar a un lado el egoísmo, y la falta de comprensión y de perdón.

Algo que afecta mucho también al matrimonio, es la expectativa que se nos ha enseñado acerca de él, ya sea en las novelas o en las películas, de que todo será perfecto una vez que se termina con la persona amada. Cabe recordar que todos somos pecadores, y personas imperfectas, cuando te casas jamás será con una persona perfecta y libre de cometer errores. Claro que vendrán crisis al matrimonio por causa de ello, pero es allí cuando más se debe de demostrar el amor que se prometió al casarse, "en la enfermedad y en la salud, en la pobreza y en la riqueza, etc". Se debe luchar por el matrimonio y que cada uno sepa reconocer sus errores y tratar de arreglarlos. No se debe de estar acusando el uno al otro, ni mucho menos echar en cara cada error. Esa no será vida para nadie, y poco a poco el amor se enfriará terminando así en un divorcio.

Si tú ya estás experimentando problemas en tu matrimonio, te animo hoy a que comiences a luchar por él, no dejes que se destruya algo que comenzó tan hermoso. El divorcio jamás será una salida fácil, sino la más difícil. Busca la ayuda de Dios hoy. Comienza a orar por tu matrimonio y en tu oración pídele al Señor que te ayude a ser la mejor esposa o el mejor esposo para hacer feliz a tu cónyuge. Te aseguro que tendrás hermosos resultados y tu matrimonio será el más feliz.

En el amor de Cristo: Madai Espinoza


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior