LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN

SI NO ORAS TODO SEGUIRÁ IGUAL, PORQUE CON DIOS LAS BATALLAS SE GANAN ORANDO. 

La orden Bíblica para vivir una vida victoriosa en Cristo es está: "Orad sin cesar."

¿Porque habla la Biblia de esta insistencia de orar?

Simplemente por qué el mantener la oración, es mantener viva nuestra relación con Dios. La oración es tan importante que la Biblia aún menciona de muchos ejemplos de personas que oraron a Dios en sus peores momentos y pronto recibieron una respuesta de su parte. Por ejemplo, el rey Ezequias oro a Dios cuando se le dio la profecía de que pronto moriría:

“Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro.” 2 Reyes‬ ‭20:2-3‬ ‭RVR1960‬‬

Y Dios contesto pronto su petición:

“Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová.” 2 Reyes‬ ‭20:5‬ ‭RVR1960‬‬

¿Pero que hubiera pasado si el rey Ezequías hubiera decidido no orar?  ¿Acaso hubiera recibido alguna respuesta de Dios?

Es por eso que en este pasaje de la Biblia, (1 Tesalonicenses 5:17), nos recuerda y nos insiste en que "no dejemos de orar". Porque también debemos recordar que el orar cada día toma decisión de nuestra parte, y una determinación. La determinación de que: tengo mucho que contarle a Dios, porque lo necesito en mi vida, y porque deseo que él me escuche, y responda a mi oración.

Por eso hoy, amadas de Dios, quiero animarles a que no se dejen derrotar en esta área tan importante de nuestro caminar con Cristo. El orar es muy necesario, casi como el comer cada día. Sino oramos, seremos débiles en el Señor, y no podremos vivir una vida triunfante.

Porque, ¿que le puede pasar a una relación cuando las  personas dejan de comunicarse? ¿Seguirá viva la relación, o se podrá lograr algo juntos?

El diablo por supuesto no quiere que oremos, para que no nos comuniquemos con Aquel que lo venció y que de verdad lo puede reprender. Y también nuestra propia carne lucha contra nuestra determinación de orar poniendo dudas en nosotros de que no vale la pena hacerlo.

Pero aún con todas estas luchas, propóntelo hoy de comenzar una vida de oración. Y ten fe que al hacerlo, Dios comenzará a obrar grandemente en tu vida. Comienza con unos 10 minutos por lo menos cada día, y veraz que pronto Dios responderá a tu oración, y esos minutos se volverán horas, deleitándote hablando con el Señor.

En el amor de Cristo, Madai Espinoza.

Para compartir esta publicación con alguien que no tiene Facebook visita mi página: www.ministeriomujeresdefe.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior