¿PORQUE ES TAN DIFÍCIL DEJAR EL PECADO?

¿Porque es tan difícil dejar el pecado?

Para contestar esta pregunta primero debemos analizar que es el pecado.
La palabra pecado según el diccionario significa: Pecado (del latín peccātum) es la transgresión voluntaria y con conocimiento de un precepto moral o religioso.

A la mayoría de nosotros tal vez se nos ha enseñado desde nuestra niñez que el pecado son las cosas malas que hacemos. Pero por ser muy pequeños tal vez en aquel entonces no alcanzamos a comprender que tan peligroso es el pecado. Y conforme fuimos creciendo ya no le pusimos tanta atención a lo referente. Comenzamos entonces a vivir nuestras vidas como mejor pensamos y nos fuimos olvidando de la palabra "pecado."

Y hasta el día de hoy, tal vez aún no lo entendemos porque lo hemos ignorado y no le hemos puesto tanta atención. Pero para comprender más que es el pecado, debemos volver atrás, donde el pecado se originó. La palabra de Dios dice en Romanos 5:12-21:

"Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron."

En el principio cuando Dios creó al primer hombre Adán y a la primera mujer Eva; Dios les puso en el huerto de Edén y les dio todo lo que había allí para comer. Todo era bueno, excepto el árbol de la ciencia del bien y el mal. Dios les había dado la ordenanza a Adán y Eva de no comer de ese árbol, porque el día que lo hicieran, eso traería una consecuencia fatal, la cuál sería la muerte.

Adán y Eva no pudieron imaginarse que significaba esa "muerte" a la que Dios se refería porque nunca la habían experimentado. Dios confió en que el hombre obedeciera su ordenanza de no comer de ese árbol. Y aunque parecía todo muy fácil. Se tomó con tan solo una mala decisión y un anhelo de comer de ese "árbol prohibido" para desobedecer a Dios.

Cuando se nos habla acerca del pecado, tal vez nos llegamos a imaginar que es algo malo que hacemos. ¿Pero qué tan malo es en realidad? ¿Como se mira el pecado en realidad delante de nuestros ojos, y como se mira delante de Dios?

Volvamos al origen del pecado, Eva fue la primera en ser tentada por el enemigo de nuestras almas, la serpiente astuta. Está sugirió a Eva que comenzará a mirar a ese "árbol  prohibido" con otros ojos. Como algo qué tal vez no era tan malo como Dios les había dicho.

Génesis 3:4 y5 "Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal."

Cuando la serpiente le sugirió a Eva que ese árbol no era tan malo, es cuando Eva vio al pecado con otros ojos. Olvidando así el mandamiento divino dado antes por el Creador.

Ese árbol que antes era malo, ahora Eva lo miraba "bueno para comer", "agradable a los ojos" y "codiciable para alcanzar sabiduría". Fue allí donde ella cayó en la horrible tentación y en el engaño de Satanás y decidió comer del fruto del "árbol prohibido" sin importarle las consecuencias, desobedeciendo así a la palabra de Dios.

Génesis 3:6 "Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella."

Y como ya lo había dicho antes el Señor, cuando Adán y Eva comieron de ese fruto codiciable, pecaron en contra de Él, entonces se cumplió su palabra y entró el pecado y la muerte a todos los hombres.

Y desde que el primer hombre pecó, hasta el día de hoy, todos siguen pecando. ¿Porque ha sido tan difícil para el hombre dejar el pecado?

La respuesta es simple, pues el pecado no ha cambiado a los ojos del hombre, este se sigue presentando como se le presentó a Eva la primera vez: "bueno para comer", "agradable a los ojos" y "codiciable para alcanzar sabiduría".

El pecado es algo que el hombre sigue anhelando hacer, y sigue pensando que es bueno, sin darse cuenta que el mismo lo está llevando a la muerte. Es hasta cuando el hombre experimenta por sí mismo las consecuencias del pecado que se da cuenta de lo bajo que ha caído. Como dice la palabra del Señor:

Romanos 6:23 "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro."

El pecado es algo que a todos nos gusta al principio, sin darnos cuenta y realizar que es algo malo para nosotros, hasta que ya es demasiado tarde y sufrimos las consecuencias de este.

El pecado siempre te va a gustar y te va a hacer sentir bien. Por eso es muy difícil para una persona realizar que es pecadora, y que lo que hace no le agrada a Dios. Porque aparentemente delante de sus ojos no está cometiendo ningún pecado, "no está haciendo nada malo", como tal vez también pensó Eva. Además, las personas se sienten que son aparentemente "buenas", quizás porque piensan que no le hacen ningún daño a nadie, y alguien con esta mentalidad estará siempre muy lejos del arrepentimiento.

¿Cómo podemos recibir perdón, si no realizamos que hemos pecado?

El perdón ocurrirá hasta cuando seamos confrontados con la palabra de Dios y realicemos que a lo que nosotros llamamos bueno, para Dios es malo. Hasta que ya no pongamos más excusas por nuestro pecado y nos arrepintamos, es cuando entonces pediremos perdón a Dios, y él con mucho gusto nos perdonará. 

Lucas 16:15 "Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación."

Pero, Dios en su infinita misericordia no dejó al hombre sin una salida para el problema del pecado. Dios en su gran amor hacía el hombre dio a su Hijo Jesús para que pagara el precio del pecado del hombre. El murió en nuestro lugar, pagando así nuestra gran deuda delante de Dios. Cristo abrió camino para obtener la redención del pecado, y quitar así la condenación de la muerte. Pues su sangre preciosa que derramó en la cruz, ahora nos limpia de todo pecado y toda maldad.

1 Juan 1:7 "pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado."

Es hasta cuando aceptas este regalo de la salvación que Dios te da, que puedes ser libre del pecado que te esclaviza. El hombre por sí mismo no dejará de pecar, pero si acepta a Cristo como su Salvador, encontrará entonces la ayuda necesaria para vivir una vida libre de la esclavitud del pecado. Encontrará la salvación de este.

Tal vez tu ya has escuchado hablar acerca de Jesucristo en varias ocasiones, pero aún no has realizado por que lo necesitas en tu vida. No has sentido remordimiento por tu pecado, porque es algo que te gusta hacer. Puede que aún ya hayas tenido un encuentro con Cristo antes, pero has vuelto a caer en el engaño del pecado, y tu alma ha sido esclavizada nuevamente, y no puedes dejarlo porque te gusta hacerlo, aunque sabes que está mal delante del Dios vivo que todo lo mira, y todo lo sabe.

Pero no todo está perdido, quiero decirte que hoy, aún hay esperanza para ti, pues Dios aún con todo y tu pecado, quiere salvarte, y quiere perdonarte. No importa los pecados que hayas cometido, él quiere limpiarte y darte una nueva oportunidad para cambiar. Dios quiere darte vida eterna para que no recibas el pago por tu pecado, que es la muerte. Su salvación es gratuita, pero hay un requisito, se llama: "arrepentimiento".

El reconocer que se es "pecador" es lo más difícil para el hombre. Pero te aseguro, que si lo haces, Dios cambiará tu vida totalmente, cuando le pidas perdón por tus pecados y estés dispuesto a dejarlo. No pierdas más tiempo y deja que eso suceda hoy.

2 Corintios 6:2 "Porque dice:  En tiempo aceptable te he oído,  Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación."

Escrito por: Madai Espinoza
www.ministeriomujeresdefe.com
(Todos los versículos fueron tomados de la Biblia Reina-Valera 1960).  


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior