Mi Devocional de Hoy

Un Cambio en Nosotros 
 "¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?" Hebreos 9:14 (Reina-Valera 1960) 

Meditando en este versículo, pude recordar que tan grande es lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz del Calvario. Su preciosa sangre no fue derramada en vano, fue por un propósito. ¿Acaso el hombre puede amar a Dios y tener un verdadero cambio de corazón sin este precioso sacrificio de Cristo? 

Pues hay muchas religiones que los hombres practican, más sin embargo, el pecado sigue siempre estando en sus vidas. ¿Podrá el hombre lleno de pecado en su vida agradar a Dios? 

Aunque el hombre trate de ser bueno, el pecado siempre estará allí. Y tarde o temprano se manifestará para mal en la vida de este. Pero dice este versículo que la preciosa sangre de Cristo tiene una función en nuestras vidas, y hay un motivo por el cuál fue derramada, que fue: para limpiar nuestras conciencias, y así poder servir a Dios con un corazón sincero. 

Porque cuando Cristo con su preciosa sangre limpia nuestro ser y nuestra conciencia, es cuando entonces se produce un verdadero cambio en nosotros, y en nuestra conciencia comienza un gran deseo de servir a Dios sinceramente, de agradarle en todo y de no fallarle nunca. Y es así como nace en nosotros un anhelo de buscar más de Él cada día. 

Pero recuerda que esto no puede suceder si no dejas primero que la sangre de Cristo limpie tu conciencia y tu vida. Por eso en este día te animo a que con un corazón sincero le pidas perdón a Dios por todos tus pecados, y dejes que la sangre de Jesucristo su Hijo, limpie tu vida y tu conciencia para que de verdad puedas servir a Dios con un corazón sincero, y se produzca un verdadero cambio en ti. 

¡Que tengan un bendecido y victorioso día! 
Escrito por: Madai Espinoza 
www.ministeriomujeresdefe.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior