Huye del Pecado

EL CALLAR ANTE EL PECADO SOLO EMPEORARÁ TU SITUACIÓN. 


El pecado es un aguijón venenoso que cuando pica, es capaz de llevar hacía la muerte a cualquiera. Pero es más grave aún, cuando una persona ya se había librado del poder del pecado por medio de Cristo, y vuelve a caer en este.

Y mientras más tarde se realice de este grave mal, más se tardará en poder ser libres de él. El quedarse callada y no realizar que se ha pecado contra Dios, puede hacer prolongar más la pronta libertad de este; y al contrario ocasionará que se caiga aún más en la esclavitud. Será un pozo profundo del cual no puedas salir, aunque exista la manera para hacerlo. Pero mientras no lo reconozcas delante de Dios, no mirarás esa salida.

Afortunadamente, al igual qué hay antídotos para la picadura de un aguijón, así hay un antídoto muy efectivo departe de Dios contra la picadura del aguijón del pecado. Pero al igual que se necesita tomar el antídoto o ser inyectado para que tome efecto, así también se necesita tomar el antídoto de Dios.

1 Juan 2:2 "Jesucristo se ofreció en sacrificio para que nuestros pecados sean perdonados; y no sólo los nuestros, sino los de todo el mundo." DHH

¿Como tomará efecto el antídoto de Dios contra el pecado en mi vida?

Primero, se debe realizar que se ha pecado. No se debe disfrazar el pecado por ninguna manera, ni caer en el engaño de creer que si algo que he hecho, que yo se va en contra de la ley de Dios no es tan malo. Porque así cayó Eva en el error del pecado, pensando que este no era tan grave, y que al contrario sería algo bueno para ella. El pecado siempre será pecado. No dejes que tu corazón te engañe o te ciegue en referente a este, porque entonces será más difícil salir. La Biblia dice que debemos llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Lo que importa es ser obedientes a la palabra de Dios y darle la razón siempre, aún encima de lo que yo piense o sienta. Se debe seguir confiando en Jesucristo siempre, que por medio de él encontramos el perdón de nuestros pecados.

2 Corintios 10:4-5 "porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,"

Segundo, si se reconoce y se confiesa que se ha pecado contra Dios, y existe un arrepentimiento sincero, Dios gratuitamente te ofrecerá su perdón y la salida efectiva sobre el pecado. Dios te limpiará otra vez de toda maldad que el pecado con su aguijón haya inyectado sobre tu vida. Lo más importante, ¡¡¡ Serás libre otra vez!!!!

1 Juan 1:9 "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad."

No vivas en la esclavitud del pecado que Cristo ya te había hecho libre, vuelve a ser libre confesándolo delante de Dios.

David en estos Salmos había pecado gravemente delante de Dios, y mientras calló, se agravó su dolor y su situación. No cometas el mismo error, y no pienses que las consecuencias del pecado jamás de alcanzarán. David enfermó gravemente, espiritual y físicamente a causa de su pecado, y al final terminó reconociéndolo y confesándolo delante de Dios; y encontró perdón y libertad de este con la ayuda del Señor.

¡Dios al igual que a David te quiere perdonar, levantar, y restaurar hoy, no tardes en buscar su perdón!

Escrito por: Madai Espinoza
www.ministeriomujeresdefe.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Belleza del Corazón ❤️

Con Dios Todo Lo Puedo

La Belleza Interior